Violet Palmer, primera mujer árbitro en la NBA y defensora del feminismo | NBA.com
Violet Palmer, primera mujer árbitro en la NBA y defensora del feminismo | NBA.com

Es prácticamente de noche en Las Vegas, Nevada. La Summer League copa todos los titulares en la segunda semana de agencia libre, pero en un elegante restaurante de Las Vegas Strip, uno de los principales boulevards de la ciudad, se sirve vino, entremeses y se conversa de NBA. Ejecutivos de la liga, scouts, árbitros, analistas… una reunión exclusiva con más de 60 personas. Todas mujeres, ni un hombre.

Liliahn Majeed, vice presidenta de diversidad e integridad de la NBA, es una de ellas y fue, junto con Teresa Resch, vice-presidenta de operaciones y desarrollo de los Raptors, las que impregnaron la idea de la reunión. Un encuentro para que las asistentes pudieran conocerse y “compartir experiencias e historias para poder aprender de ellas juntas”. Además de Majeed o Resch, dos de los nombres más destacados, Amanda Green, Becky Bonner, Shante Anderson… se cubrió todo el espectro laboral y representantes de prácticamente todas las franquicias.

La idea surge de Resch, vice-presidenta de operaciones y desarrollo de los Raptors durante el NBA Combine de Mayo en Chicago. Hablando con colegas de la liga y los planes para la Summer League, pensó en organizar una happy hour en Las Vegas, donde iba a encontrarse todas. De Resch llega a Majeed y directamente a Adam Silver, que responde con una palabra: «fantastic».  Una manera formal de presentar a compañeras de profesión, sector y lucha.

Hubo tres objetivos claros: crear una comunidad, promover el objetivo de la NBA de involucrar a las mujeres en todos los ámbitos y por último y quizás el más importante, abrir puertas. La ocasión permitió a muchas de ellas dar los nombres de colegas que quieren entrar a un mundo laboral tan masculino como el deporte en los Estados Unidos. 

A día de hoy, las mujeres ocupan el 31.6% de las posiciones de staff en las franquicias, según un informe de ‘The Institute for Diversity and Ethics in Sport’. Es, por mucho, la liga norteamericana profesional con mayor implicación en diversidad de género. Si miramos las trabajadoras en las oficinas de La Liga, el porcentaje sube a un 39.6%, cerca del más alto en la historia de la competición, un 48% en la temporada 2001/02.

Becky Hammon, entrenadora asistente de los Spurs | Photo by Airman 1st Class Stormy Archer (CC)
Becky Hammon, entrenadora asistente de los Spurs | Photo by Airman 1st Class Stormy Archer (CC)

Pioneras en cumplir su sueño

Si pensamos en las mujeres en la NBA, se nos vienen tres nombres a la cabeza: Jeanie Buss, Becky Hammon o Holt. Pioneras, detrás de ellas han venido muchas otras, a cada cual más importante y a cada cual más relevante en la liga. Y cada cual con su historia de superación que forman parte de ese treinta por ciento de mujeres que forman la NBA: desde las oficinas, desde los departamentos de marketing, como propietarias o preparadoras físicas. En prácticamente todos los roles encontramos una mujer.

Becky Hammon fue la primera assistant coach femenina de la liga cuando Popovich apostó por ella en 2014, pero no es la única: en 2017, los Kings firmaron a Jenny Boucek como ayudante de Joerger. Boucek fue durante más de 15 años una fija en los banquillos de la WNBA y fue Sacramento quien finalmente le dio la oportunidad. Tres meses después, anunciaba a la franquicia que estaba embarazada y que iba a ser madre soltera. Rick Carlisle, amigo íntimo de Boucek, fue de los primeros en enterarse. 

Sue Storm, Becky Hammon, el propio Carlisle… todos apoyaron a Jenny en su decisión, pero fueron los jugadores de los Kings, además del cuerpo técnico, los que más le apoyaron una vez se supo la noticia. “No quería que me trataran especial, que me protegieran”. Empezó a usar ropa amplia, a no viajar con el equipo por sus tratamientos [fertilización in vitro en una clínica de Seattle] y a temer por su carrera. Joerger, al enterarse, se mostró exaltado. Los Kings la apoyaron desde el primer momento.

“Sabía que había un escenario en el que decidir cumplir mi sueño de tener una familia podía destrozar mi sueño de entrenar en la NBA. ¿Puedo hacer ambos a la vez? Nunca se ha hecho en la NBA”.

El caso de Boucek es especial. Rompe los esquemas por ser la primera entrenadora asistente que estará de baja por maternidad, pero no difiere mucho de las bajas de Kerr, Clifford o Lue en los últimos años. Jenny finalizó su contrato en Junio y quedó como agente libre, pero Sacramento, junto a Dallas y otra franquicia, mostró interés en que formara parte del staff técnico. Incluso sabiendo que en verano daría a luz, que durante los primeros seis meses [o incluso más] no viajaría.

Aceptó la oferta de Carlisle y Cuban tras reunirse la noche del draft. Una franquicia con una polémica de índole sexual y que tendrá que tratar con un nuevo reto: tratar con una baja por maternidad en el staff. Por ahora, Boucek tiene el cargo de Assistant to the Basketball Staff & Special Projects y no viajará con el equipo: cumplirá funciones de scouting y dar feedback al departamento de analytics.

Jenny Boucek con los Kings en un partido de la pasada temporada | Danny Karwoski (CC)
Jenny Boucek con los Kings en un partido de la pasada temporada | Danny Karwoski (CC)

Más fácil lo tiene Amanda Green, que a día de hoy solo responde ante Sam Presti y los dueños de los Thunder. Su primer jefe, eso sí, fue Mike Krzyzewski, head-coach de Duke: autoridad militar. Durante cuatro años, Green fue la manager de los Blue Devils, trabajo al que se postuló en su segundo mes en Durham y del que a día de hoy, sigue siendo la mejor que ha tenido nunca, según el propio Coach K. Ahora, desde este mismo mes, es Senior Director of Information Management & Team Counsel en los Thunder: la mujer con el cargo más alto en la NBA [dueñas al margen]

Green es un caso especial porque desde pequeña quiso trabajar en la NBA e hizo todo lo posible para conseguir su sueño. En Duke conoció a Chip Engelland, asistente de San Antonio. Fue Chip quien le ayudó a encontrar su primer trabajo: durante un año, dejó la universidad [tras acabar su primera carrera] para hacer una beca durante la temporada 2006/07 con los Spurs. Y en Texas deslumbró a Presti con su trabajo.

De ahí a Oklahoma, pasando por el departamento jurídico de la NBA, la Law School de Georgetown y casi un año trabajando para Proskauer, firma que representa a las cuatro grandes ligas americanas en casos de traslados, fusiones y adquisiciones de franquicias [trabajó con las ventas de los Browns y los Padres]. Pero para ella era un paso hacia atrás: quería trabajar en la NBA.

Ahí vuelve a aparecer la figura de Sam Presti. Ya en Oklahoma como general manager, a la que se enteró de la intención de Amanda de querer volver a trabajar en una franquicia, tuvo clara la decisión. Presti voló a New York para reunirse con ella e informarle de su siguiente paso: inventarse un nuevo cargo para ella en Oklahoma. En 2012, Green debutó como Basketball Operation Coordinator, Legal & Administration.

«Crear un rol para ella fue mucho más fácil que encontrar a alguien que ya tuviera sus conocimientos, hablidades, experiencia y potencial en la NBA»

A día de hoy, controla que se cumpla el CBA en los Thunder, pero forma parte de todo. Ella encontró el trade de Kanter a tres bandas (2012) o las elecciones del Draft de cada temporada. Ninguno de Duke, por cierto, universidad a la que sigue cada partido. Trabaja directamente con los jugadores y es una de las candidatas a ser, algún día, la primera general manager mujer en la historia de la NBA.

 

Ella es la persona indicada

Chelsea Lane es otra de las mujeres protagonistas de la liga y que también ha cambiado de equipo este verano. Chelsea es uno de los pequeños secretos de los Warriors y una de las pocas personas autorizadas a tocar los tobillos de Stephen Curry. Desde 2015 trabajando para los de la Bahía, Lane ha sido Directora de Rendimiento, la médico deportivo y la guardián del físico de los tres veces campeones de la NBA. Para los asiduos al Oracle, la mujer de pelo corto que siempre estaba junto a Curry antes de los partidos. 

Durante el último curso, 2018, su trabajo ha sido agotador. Kevin Durant, Stephen Curry y hasta Dray o Klay han sufrido lesiones o molestias que les han tenido alejados de las pistas durante diferentes periodos, mínimo una semana. Una temporada, además, en la que ha habido una lucha de principio a fin contra los Rockets por conseguir la primera plaza del Oeste.

“She’s a miracle-worker” dijo de ella Mychal Thompson, padre de Klay tras hacer volver a su hijo mucho antes de tiempo durante las últimas NBA Finals. Pero si alguien ha roto en elogios hacia ella ha sido Steph: “Siempre había un aprendizaje positivo con ella sobre mi propio cuerpo, por qué hacía esto o lo otro, cómo funcionaba. Ella siempre lo explicaba todo, no hacía por hacer”. La recuperación de su última lesión fue gracias a Lane y Curry siempre lo ha agradecido. Y jugadores como Andre Iguodala la van a echar en falta como si fuera parte de la death-lineup. 

«Nuestros cuerpos ya no nos pertenecen, ni nuestras emociones o sentimientos. Pero ella sabía cómo eso nos afectaba negativamente. Es muy raro que un jugador confíe tanto en un empleado del equipo, pero ella sabía como tratar con el estrés (físico y mental) de los jugadores mejor que nadie. Es verdadera familia para mí»

Un trabajo para el que ella nunca se presentó: los Warriors la buscaron en Noviembre de 2015, cuando Lane trabajaba para el equipo olímpico neozelandés en China. Desde que recibió el primer correo electrónico con la propuesta hasta que se mudó a Oakland pasaron solo tres semanas. Para Diciembre ya formaba parte del vestuario. Desde este verano, es la nueva Executive Director of Athletic Performance and Sports Medicine de los Atlanta Hawks.

Sí que aplicó a su trabajo Amanda Joaquim, la actual fisioterapeuta de los Raptors. Vio la oferta online y decidió intentarlo, ya que cumplía todos los requisitos y alguno más. «Era la mejor candidata, sin ningún tipo de duda. Necesitaba a alguien que se pudiera ganar la confianza de los jugadores y ella tenía esa actitud que se hacía oír, desde el primer día» asegura Alex McKechnie, Director de Medicina Deportiva de la franquicia de Toronto y encargado de encontrar una persona para el cargo.

Joaquim es la décima mujer que llega a los Raptors desde 2013, cuando Ujiri fue contratado. En total son 11. La primera fue, además, la mencionada previamente Teresa Resch. De todas ellas, la más ambiciosa es Shelby Weaver, quien fuera durante dos años manager de los Raptors 905 y recién ascendida a un rol de desarrollo de jugadores, bajo las órdenes directas de Resch. «Es difícil para una mujer decirlo en voz alta, pero me encantaría ser GM algún día».

El Air Canadá Center, casa de los Raptors, una de las franquicias más inclusiva | Shaheen Karolia (CC)
El Air Canadá Center, casa de los Raptors, una de las franquicias más inclusiva | Shaheen Karolia (CC)

Brittni Donaldson es otra de las mujeres que trabaja para los Raptors y ha sido una pieza clave del traspaso de Kawhi Leonard. Encargada del departamento de analítica, Donaldson ha sido alguna vez cuestionada por ser una mujer. «Tuve que demostrar que tengo conocimiento, que pertenezco a este mundo sin importar que sea una mujer». Ahora, mujeres de todas Canadá le contactan para conocer su caso y cómo entrar en el mundo del baloncesto.

«Espero que pronto haya una mujer como General Manager. Y espero que sea de Toronto» Masai Ujiri

El trabajo de Ujiri ha sido inclusivo pero no con fines de marketing. El pasado mes de Noviembre los Raptors, junto con Maple Leafs Sports and Entertainment [dueño mayoritario de los Raps] organizaron el primer evento de networking entre mujeres de la NBA: She the North, donde Resch, Weaver o Donaldson formaron parte. «No tenemos un trato especial, ni mejor ni peor. Si lo hacemos mal va a haber represalias como cualquier otra persona» aseguró Resch.

 

Mujeres en posición de poder

De las 30 franquicias que hay en la NBA, en tres el accionista mayoritario es una mujer: Los Angeles Lakers con Jeanie Buss, Julianna Hawn Holt en San Antonio y el caso de New Orleans, donde Gayle Benson controla los Pelicans y los Saints de la NFL tras el fallecimiento de su esposo Tom el pasado mes de Febrero. Pero en otras ocho franquicias encontramos accionistas minoritarias. El único rol que nunca ha cumplido una mujer en la liga ha sido el de head coach y general manager, la próxima gran barrera por romper.

Un 13.8% de los colegiados el pasado curso eran mujeres por solo una árbitro que hubo hace dos temporadas, el mayor incremento. Similar al visto en los equipos de comunicación donde hasta un 20.7% de los roles son ocupados por mujeres, como el caso de Brooke Olzendam en Portland or Kristen Hewitt en los Heat. En ambos apartados, la pasada temporada fue la más alta en la historia de la NBA en cantidad de mujeres empleadas.

Hasta un total de 141 mujeres [41 de diferentes minorías étnicas] trabajan en la gerencia de los equipos y ostentan un cargo de vice-presidenta o mayor, un 23.5% de la liga. Prácticamente uno de cada cuatro. Pero la estadística que mejor refleja el crecimiento de la mujer es la de presidentas o CEO de franquicias. Hasta siete actualmente tienen el cargo máximo en un equipo:

  • Maureen Hanlon, Brooklyn Nets
  • Cynthia Marshall, Dallas Mavericks
  • Gillian Zucker, LA Clippers
  • Jeanie Buss, Los Angeles Lakers
  • Gayle Benson, New Orleans Pelicans
  • Matina Kolokotronis, Sacramento Kings
  • Julianna Hawn Holt,San Antonio Spurs

Quizás en el futuro, en la reunión anual de mujeres de la NBA, una de ellas sea general manager de una franquicia o entrenadora principal. La NBA es líder en diversidad y la cantidad de mujeres, una cifra en crecimiento cada año, no hace más que demostrarlo. La duda no es si se romperá la barrera, la pregunta es cuándo.

Jeanie Buss, propietaria y presidenta de los Lakers | Vampiress144 (CC)
Jeanie Buss, propietaria y presidenta de los Lakers | Vampiress144 (CC)


Si has llegado hasta aquí y te ha gustado el artículo, por favor, compártelo. Es un gesto muy pequeño que significa mucho para mí. Aquí abajo tienes todas las redes sociales.


Datos obtenidos del informe Making Waves of Change de TIDES, ‘The Institute for Diversity and Ethics in Sport’. Aquí se puede leer el informe completo

Bibliografía: SportsNet, Yahoo, NYTimes, CNN, ESPN, The Globe and Mail, San Francisco Chronicle, ESPN W, News OK.